SALUDO

Nos preparamos para conmemorar, un curso escolar más. En esta época se respira un clima espiritual único, un estado de ánimo en el que se conjugan la nostalgia, los afectos más recónditos y los sueños que nunca se realizaron. Es una ilusión que nos aleja de la dura realidad y nos proyecta hacia la infancia. Nos hace idealizar la felicidad, esa mariposa anómala y huidiza.

Desde nuestra asociación queremos hacer un llamamiento para que los buenos deseos que estos días nos invaden, no se queden sólo en eso, en deseos, sino que pasen a formar parte de la realidad y que entre todos ayudemos a conseguir un mundo más humano, más justo y más tolerante, tal y como Él nos enseñó; para ello pensamos que debemos empezar por nuestro entorno: nuestra familia, nuestro grupo de amigos, nuestros compañeros de estudio o de trabajo, nuestros vecinos…, ¡hay tantos a los que mostrar nuestro amor y cordialidad!. Sólo así la Navidad tendrá sentido y lograremos transmitir el espíritu que la inunda a los demás, ya que de lo contrario se queda en algo vacío, sin contenido y ese milagro del eterno retorno de la Navidad correría peligro de desvanecerse.

Por último, expresar el sincero deseo de la Junta Directiva de Ademar-Huelva de que todo el año (y todos los años) sean un buen presagio de que nuestros corazonez sean felices, que esa llama de esperanza siempre brille en nuestro interior, que el estado de ánimo que ahora nos inunda anide por siempre en nosotros y que todo eso sepamos transmitirlo a los demás, logrando, ante todo, vivir en paz con nosotros mismos y con los que nos rodean.

La Junta Directiva.