Lema 2018-19 #Cambia

Lema 2018-19 #Cambia

Iniciamos curso y como es costumbre estrenamos lema…. este año #Cambia

EL CAMBIO ES PROPIO DE LA VIDA

  • La idea de cambio está íntimamente ligada a todo lo que tiene que ver con la vida: EVOLUCIÓN, TRANSFORMACIÓN, REFORMAS, ADAPTACIÓN, RENOVACIÓN, CONVERSIÓN…
  • Estas palabras son diferentes maneras de expresar los CAMBIOS que se han producido o se producen en la naturaleza, las especies, el universo, la energía, el clima, el tiempo, las costumbres, las ideas, los valores, los sentimientos, los proyectos, las actuaciones, las instituciones, las leyes, las civilizaciones, las religiones, las iglesias… EN LAS PERSONAS
  • La vida es DINÁMICA, y sin pensamos en cómo se ha ido transformando los organismos más simples hasta los más complejos como el ser humano, descubrimos que han pasado millones de años. Caigamos en la cuenta, por ejemplo, del cambio producido por las mutaciones genéticas que han posibilitado nuevas formas de vida.
  • Pensemos también en el famoso principio del químico Lavoisier, que descubrió que “LA MATERIA NI SE CREA NI SE DESTRUYE, SÓLO SE TRANSFORMA”.
  • O fijémonos en el precioso proceso de cambio que se produce en la METAMORFOSIS de un gusano en una bella mariposa.

¿POR QUÉ CAMBIAR?

  • A veces, pensar en la idea de cambio nos puede llevar a pensar en que hay cambiar por esnobismo o por moda, pero esto nada tiene que ver con la propuesta que hacemos este curso con el lema CAMBIA
  • La idea de cambio va ligada a la CREATIVIDAD, la INNOVACIÓN, el DESARROLLO, la INVESTIGACIÓN, la MEJORA…
  • A veces, se produce el cambio en situaciones de CRISIS. En sentido positivo, una crisis puede ser una magnífica oportunidad de crecimiento, de mejora, de reorientar el rumbo de una persona, una pareja, una comunidad, un grupo humano, una institución… En el fondo, una oportunidad de CAMBIAR a mejor.

¿QUÉ CAMBIA EN LAS PERSONAS?

El cuerpo, las células, la psique, lo afectivo, las opiniones, las creencias, las emociones, los sentimientos, la fe, las decisiones, las opciones, las personas con las que se relaciona a lo largo de su vida…

  • Desde el momento en el que un óvulo es fecundado por un espermatozoide y surge un nuevo ser humano, se producen infinidad de cambios a lo largo de toda la vida.
    • De un huevo a un pequeño cuerpo en el que van apareciendo nuevos órganos y funciones vitales.
    • De la alimentación a través del cordón umbilical, al amamantamiento de la madre, a la progresiva autonomía en la ingesta de los alimentos.
    • De la dependencia más absoluta mientras el ser humano es un feto o un bebé, a los cuidados que van haciendo crecer al niño, a la autonomía creciente del adolescente y el joven hasta llegar a la adultez, y la necesidad de cuidados de las personas ancianas.
  • Y en cuanto al lenguaje que empleamos las personas, ya sea verbal o no verbal, un gesto, una mirada, un abrazo, una caricia, una llamada, un silencio, un beso, una palabra de ánimo o de cariño… pueden CAMBIAR una relación personal, un malentendido, un estado de ánimo… Incluso pueden llegar a CAMBIAR LA PERCEPCIÓN respecto a toda una Institución.
  • A lo largo de la vida, cambian en las personas la mentalidad, el corazón, la mirada, la capacidad de escucha, las opciones, las actuaciones, las decisiones, la capacidad de comunicarse…
  • Podemos pensar en la Iglesia y en cómo el lenguaje de los gestos del Papa Francisco ha supuesto un CAMBIO, no sólo dentro de la Iglesia sino en la percepción que, de ella, tienen muchas personas que estaban alejadas o la rechazaban.

CAMBIOS… EN CLAVE MARISTA

En nuestros días, el Instituto Marista sigue tratando de ser lo más fiel posible al carisma fundacional, algo que se refleja tanto en documentos como en decisiones a lo largo y ancho de la geografía de nuestro mundo. Esta fidelidad supone estar en una permanente actitud de cambio en fidelidad creativa. Veamos algunos ejemplos esta constante invitación al cambio:

  • Ver el mundo con ojos de un niño pobre (Clausura del XXI Capítulo General – H. Emili Turú) Retomo el punto donde empezó Seán, al inicio de este Capítulo. Me parece que fue muy inspirador. Ha sido una gran motivación para nuestro Capítulo, y lo hemos repetido más de una vez: “ver el mundo desde abajo”. El Papa actual (en ese momento era Benedicto XVI), en su homilía de la noche de Navidad, hacía mención de estos niños a los que se niega el amor de sus padres; hablaba de los niños de la calle, de los niños soldados, de los niños víctimas de la industria de la pornografía u otras formas abominables de abuso. Y decía literalmente: “El Niño de Belén nos invita a hacer todo lo posible para que termine la tribulación de esos niños, a hacer todo lo posible para que la luz de Belén llegue al corazón de los hombres”.
  • Cambiar de perspectiva (II Asamblea Internacional de la Misión Marista – Nairobi 2014) «Como en un nuevo Pentecostés, el Espíritu ha hecho arder su fuego en nuestros corazones y nos ha impulsado a soñar nuevos horizontes para una mayor vitalidad del carisma marista. Nos ha hecho vibrar al ritmo de los tambores y nos ha puesto en camino hacia los nuevos Montagne de nuestro tiempo. En un contexto de cambio de época y de paradigmas, hemos sentido con fuerza la necesidad de cambiar de perspectiva, de mirar a través de los ojos de los niños pobres y de aprender a hacerlo con la mirada de ternura y de misericordia de Dios. Y ha suscitado también entre nosotros un profundo espíritu de comunión que vemos reflejado en dos proverbios africanos: “Si quieres ir rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, ve acompañado” y “Yo soy porque nosotros somos” (UBUNTU).»
  • El futuro tiene corazón de tienda (H. Emili Turú): «¿Debe parecerse la Iglesia a la piedra que está inmóvil, o a la tienda que cambia, que se enrolla a la salida del sol, cuando el viandante se pone en camino para afrontar un nuevo viaje?… La tienda ayuda a comprender que la Iglesia es una institución precaria que anuncia solamente a Jesucristo; no se pone ella misma en el centro, no es aquel eclesio-centrismo de la visión cristiana, sino el Cristo-centrismo. Jesús está en el centro, y la Iglesia señala a Jesús. La Iglesia está en marcha, la Iglesia camina con la humanidad, la Iglesia no debiera echar raíces y agarrarse a la tierra para estabilizarse, como la ostra a la roca… La Iglesia debe ser móvil y quizás la tienda evoca mejor esta dimensión itinerante de la Iglesia…»
  • El sueño de cambiar el mundo (Fourvière. La revolución de la ternura – H. Emili Turú): «Nosotros, los abajo firmantes, queriendo trabajar para la mayor gloria de Dios y de María, Madre de Nuestro Señor Jesucristo, afirmamos y declaramos que tenemos la sincera intención y la firme voluntad de consagrarnos, tan pronto como sea oportuno, a la fundación de la piadosísima congregación de los Maristas. Por ello, por el presente acto y nuestra firma, nos dedicamos irrevocablemente, nosotros y todo lo que tenemos, tanto como sea posible, a la Sociedad de la bienaventurada Virgen María. El sueño de esos jóvenes consistía en crear una gran comunidad de vida y misión: la Sociedad de María o los Maristas. Pero, en realidad, era mucho más ambicioso que eso. En palabras de Jean-Claude Colin: Los Maristas han de conquistar todo el mundo: se propagarán por todas partes… Nuestra finalidad es conseguir que todo el universo sea Marista.
  • Cambiar el corazón para vivir la experiencia de Dios (La Valla: Casa de la Luz – H. Emili Turú): «En la situación religiosa actual destaca el hecho de una sensibilidad que busca la experiencia directa de Dios. Parece recorrer todas las religiones y confesiones. Junto a este hecho, escuchamos las voces de personas religiosas relevantes, entregadas a la experiencia de lo divino y a ayudar a otras personas en ese proceso, que advierten del cambio religioso que está sucediendo. Un cambio, a su juicio, profundo, radical. Se acerca la hora en que se comprenderán mejor los signos de este tiempo. Presiento el inmenso esfuerzo intelectual y religioso que hay que hacer para salir de los modos de pensar, de los ideales, de las evidencias incontroladas e implícitas que alimentan nuestra vida intelectual, nuestras construcciones y nuestros juicios. No hay que estar instalados. Es necesaria una deportación religiosa e intelectual, un exilio que antaño se buscaba en el desierto, un cambio de situación que antes uno buscaba marchándose. Estamos terriblemente instalados en la vida. La situación privilegiada del funcionario, seguro de su sustento cotidiano; la familia; la vejez; el papel social; nuestra clase; nuestra nación; nuestra época… todas estas fuentes de estabilidad, que a menudo se convierten en estancamiento. Nada grande, nuevo, creador pueden hacer los que no son capaces de vivir aquí abajo como deportados. (Marcel Légaut)»
  • Cambio personal y social (La Valla: Casa de la Luz – H. Emili Turú) «El fruto de todo este camino es la transformación personal, como muy bien explica la misma Santa Teresa en el libro de Las Moradas, a través de la imagen del gusano de seda que se transforma en mariposa. Es una imagen muy poderosa, ya que, en la mariposa, insecto alado de fascinantes colores, no queda absolutamente nada del feo gusano de seda. Su ADN es totalmente diferente del ADN del gusano. Es el único caso entre los seres vivientes de cambio total de estructura genética. No se trata, pues, de una evolución del gusano a la mariposa, ni siquiera propiamente de una transformación del gusano en mariposa, puesto que se da la muerte total del gusano. La mariposa es, valga la expresión paulina, una criatura nueva. Esa transformación personal es la base para una transformación social auténtica y duradera. Así lo expresa la Carta de Taizé para este año 2017: La paz sobre la tierra comienza en el corazón de cada persona. Nuestro corazón tiene que cambiar, antes que nada, y este cambio supone una conversión muy sencilla: dejarse habitar por el Espíritu de Dios, acoger una paz que se expandirá y se comunicará poco a poco. “Consigue la paz interior, y miles en torno a ti encontrarán la salvación” (Serafín de Sarov, monje ruso, 1759–1833)

 

 

 

 

cambia50porcientoFINAL

 

Mas información del lema y materiales aquí