#Ahora

#Ahora

Lema 2019-20 #Ahora

“Esto lo digo no para asustarlos, sino sencillamente para decir que nuestra vida es un hoy: hoy o jamás. Yo pienso en esto. El mañana será el mañana eterno, sin ocaso, con el Señor, para siempre. Si yo soy fiel a este hoy. Y la pregunta que les hago es la que hace el Espíritu Santo: ¿Cómo vivo yo, este hoy, este #Ahora? En nuestro corazón se juega el hoy.”

Papa Francisco, Homilía en Santa Marta, 12-01-2017

Responder audazmente a las necesidades emergentes

  • Abandonar viejos paradigmas, y buscar creativamente modelos alternativos para visibilizar el amor del Padre en el mundo de hoy.
  • Convertir nuestros corazones y flexibilizar nuestras estructuras, sin miedo a asumir riesgos, para acercarnos a las periferias, en defensa de los más pobres y vulnerables.
  • Comprometernos firmemente en la promoción y defensa de los derechos de los niños.
  • Despertar en nosotros y a nuestro alrededor una conciencia ecológica que nos comprometa con el cuidado de nuestra casa común.

5ª llamada del XXII Capítulo General de los HH. Maristas. 20-10-2017

Motivación del lema “AHORA”

Delante de ti se encuentra la propuesta educativa que las Provincias Maristas ofrecemos como lema común para trabajar durante el curso. Un curso, que también en su inicio, se presenta delante de ti con toda su fuerza, sus oportunidades, su riqueza… Porque lo que AHORA está entre tus manos y al alcance de tus sentidos es lo que puedes vivir plenamente. Porque el AHORA nos devuelve a quienes somos, donde estamos, con quién nos relacionamos, las necesidades y oportunidades que están a nuestro alcance y la posibilidad de desplegarnos plenamente.

Vivir en el AHORA es mucho más que un mero carpe diem, en el que sacar el máximo jugo a lo que tenemos en frente, y consumir experiencias acumulando sensaciones y conceptos. No se trata de exprimir el presente hasta la última gota frente a la inestabilidad del mañana o los errores del pasado.

Poco o nada tiene que ver con hacer un ejercicio de presentismo vacuo, donde cualquier referencia a nuestra tradición (personal, social o religiosa) quede eliminada, con el que evadirnos de lo que acontece ante nuestra mirada y reposar en la autosatisfacción personal, o en la engañosa libertad de nuestro ego que se olvida de lo demás y de los demás.

Va más allá de un activismo (incluso hiperactivismo vacío) en el que resolver el problema que se te plantea, como si fuera un “escape room” a contrarreloj, un crucigrama o un sudoku.

Lo que te proponemos es un ejercicio de consciencia plena, de sostener en tus manos lo que la vida es AHORA:

Es tu identidad personal, quien tú eres. Con tu historia y con tus sueños, que se hacen presentes en cada decisión consciente y que concretas en acciones para vivir más libre, más pleno, más protagonista de tu momento, más tú.

  • Es tu identidad social y familiar. Tú en tu entorno, tú en tus relaciones. Estando atento a lo que acontece en ellas: a las alegrías compartidas, a los riesgos asumidos juntos, y a los retos afrontados en corresponsabilidad. Esta realidad implica saber reconocerte a ti y cómo funcionas en relación con el otro. Pero también, en saber mirar profundamente quién es el otro, cuál es su identidad y cómo quien tú eres y quien él es construyen AHORA lo que sois.
  • Es tu realidad cercana. Lo que AHORA mismo necesita tu compañero, tu vecino, tu familia, tu barrio o tu ciudad. Es saber que el gesto que el momento presente te pide hacer para poder vivir mejor está en tu mano; y que tienes capacidad de hacerlo. Porque eres consciente de quién eres, qué puedes aportar, y cómo y con quién puedes hacerlo realidad.
  • Es la consciencia de que habitamos una casa común. Que se sostiene en un cuidado y en un uso responsable de los recursos. Siendo consciente que tus acciones no sólo repercuten en lo cercano, sino que también tienen un impacto global. Establecen estilos de relaciones, modelos de mercado, políticas sociales… Y también, determinan la existencia de un planeta más vivo que muerto, más limpio que contaminado, más sostenible que explotado, más duradero que más limitado.
  • Es la conciencia de que hay una Realidad, con mayúsculas. Una visión de sentido, de profundidad, de plenitud que está ahí, AHORA. Una Realidad que no alcanzas a captar ni con la mente, ni con los sentidos, pero que conecta con tu anhelo más profundo, con tu SED de SER.

AHORA es el tiempo en que se realiza la historia en tu vida, tu historia personal y la Historia de Salvación de Dios en lo concreto, en lo palpable, en lo que eres. Es el momento del que eres partícipe: “Ha llegado el momento, y el Reino de Dios está cerca.” (Mc 1, 14); y en el que estás llamado a vivir y crear la realidad con consciencia, con imaginación… porque “nadie corta un trozo de vestido nuevo para arreglar un vestido viejo. Ni tampoco se echa vino nuevo en odres viejos” (Lc 5, 33-39).

Por eso, no hay que esperar para ser algo, para hacer algo. No es pronto porque seas muy joven o te falte formación. No hay que esperar a acumular años y experiencia. Hay ya, AHORA, una realidad en la que actúas y te desarrollas. Por muy pequeño que seas, por poca experiencia que tengas… Tus emociones, tu capacidad de apertura y acogida, de aceptar y agradecer, de abrirte a la novedad frente a la rutina, de vivir desde la alegría, la presencia, la escucha, la compasión y la justicia. Todo tu mundo interior y cómo lo expresas en tu exterior configuran el AHORA; y seas más pequeño o más mayor, no hay mayor verdad que lo que eres A AHORA.

AHORA puedes reconocer quién eres y de qué es tiempo en tu vida. Ya que en la vida hay “un momento para nacer y un momento para morir. Un momento para plantar y un momento para arrancar. Un momento para matar y un momento para sanar. Un momento para destruir y un momento para edificar. Un momento para llorar y un momento para reír. Un momento para el duelo y un momento para la fiesta. Un momento para lanzar piedras y un momento para recogerlas. Un momento para abrazarse y un momento para separarse. Un momento para intentar y un momento para desistir. Un momento para guardar y un momento para desechar. Un momento para rasgar y un momento para coser. Un momento para callar y un momento para hablar. Un momento para amar y un momento para odiar. Un momento para la guerra y un momento para la paz.” (Ecl 3,1-15)

Ya que AHORA es lo que existe, “no hay nada que añadir ni nada que quitar; Dios lo ha hecho así para que delante de él se guarde reverencia. Nada existe que no haya existido antes, y nada existirá que no exista ya.” (Ecl 3,1-15). Porque tu vida la sustenta un Dios que se realiza en el AHORA, que se define como “yo-soy” (Ex 3), es un “yo esto aquí”, es más “un yo estoy aquí para ti”. La presencia de Dios se afirma y su ser se explica no como un ser encerrado en sí, sino como un ser-para lo que ocurre aquí y AHORA.

AHORA nos habla de un Dios encarnado, que escribe quien es de manera paralela a como lo escribe cada persona. Que dice de sí mismo quien es a través de la trascendencia de quien es cada persona. Que se ha hecho humano y ha pasado por lo que pasamos cada uno de nosotros para que, a través de la experiencia de la cruz, de la humillación, del dolor, el sufrimiento y la debilidad extrema que experimentó Jesús podamos intuir que, en toda fragilidad, debilidad, humillación hay una persona llamada a ser digna, a desarrollarse, a vivir plenamente.

Por eso la consciencia del otro y de la globalidad de nuestra casa común se nos impone, no como una obligación externa o como un deber necesario. La experiencia de la fragilidad AHORA nos llama a mancharnos las manos, a implicarnos con las personas, a poner en juego nuestro propio bienestar en relación con el otro… a no tener miedo a arriesgar. Porque el AHORA es todo lo que podemos manejar y todo donde nos podemos expresar. Es AHORA cuando puedo tender lazos, crear espacios, facilitar encuentros y aceptar aquello que me hace sufrir y crecer a partir de ello.

Esta es también la experiencia de María que acoge la realidad que le presenta el ángel: “–María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios. AHORA vas a quedar encinta: tendrás un hijo y le pondrás por nombre Jesús.”. Ella acepta y acoge lo que tiene delante: “-Soy la esclava del Señor. ¡Que Dios haga conmigo como me has dicho!” (Lc 1, 26-38). Esta actitud de consciencia plena, de aceptación plena del presente y de acogida de la realidad y lo que ella trae consigo acompaña el ser de María; “guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón» (Lc 2, 19). Esa capacidad de acoger la vida, hacerse presente en ella y llevarla a lo profundo del corazón; en la esencia de vivir AHORA.

Y para nosotros, Maristas, nos es fácil reconocer esta experiencia en Marcelino. Desde que era pequeño, ya en casa de sus padres, asume la realidad del momento en la acogida a los sacerdotes perseguidos y siendo sensible de las necesidades de su pueblo. Tomando consciencia del esfuerzo que para él supone sacar sus estudios religiosos. Estando al lado del joven Montagne y acompañando su muerte. Decidiendo fundar los hermanitos de María para dar respuesta a las necesidades personales y sociales de los jóvenes con los que entraba en contacto. Su carácter es el de hacer frente a lo que el AHORA trae, siendo creativo y resolutivo, haciéndose protagonista de lo que el momento solicita. Y también, viviendo en la presencia de Dios en todo momento, tanto cuando caminaba por las calles de París como cuando recorría los caminos a través de los bosques cercanos a la Valla.

En definitiva, AHORA vivimos un tiempo oportuno, (Kairós) para un mayor y nuevo conocimiento de Dios, de la condición humana y del mundo en que vivimos. Hoy se suele afirmar que vivimos no sólo en una época de cambios, sino que asistimos a un cambio profundo de época. Se trata de una transformación en las maneras de ver, sentir, conocer, relacionarse, amar, y esto se percibe de manera más visible aún en los jóvenes.

Para nosotros, como institución marista, AHORA es un tiempo propicio para descubrir cómo reformular nuestra praxis educativa de manera que sea simultáneamente compatible con la fidelidad a nuestra misión y la relación con un mundo multicultural, interreligioso, conectado y global.

AHORA es tu momento, tu oportunidad de realizarte y tomar tu vida en tus manos. Ese es el reto que trae este lema, ese es el reto de la vida que se pone en frente de ti y en tus manos. Es tu momento. AHORA

 

AHORA-CASTELLANO (Copy)

AHORA es tu momento, tu oportunidad de realizarte y tomar tu vida en tus manos. Ese es el reto que trae este lema, ese es el reto de la vida que se pone en frente de ti y en tus manos. Es tu momento. AHORA